Ecorregión | WWF

Chaco paraguayo

© Karina Mansilla / WWF Paraguay

El Chaco paraguayo contiene dos regiones: el Chaco seco (a menudo llamado el Chaco) y el Chaco húmedo. El Chaco seco se extiende a través de segmentos de Paraguay, Argentina, Bolivia y una pequeña parte de Brasil.
Los indios guaraníes describieron por primera vez esta región como "Gran Chaco" y lo utilizaban en forma sostenible. Es el hogar de varias especies únicas, como el pecarí que son mamíferos parecidos al cerdo y los guanacos, que hacen de la región una de las más diversas ecológicamente del mundo.
Esta ecorregión es una importante ruta migratoria de muchas especies de avifauna durante todo el año. 
Hoy en día gran parte del norte del Chaco sigue siendo abundante con los grandes mamíferos de caza, lo que sugiere una cosecha sostenible de las poblaciones. Sin embargo, esto ya no es el caso en gran parte del sur del Chaco, donde el exceso de pastoreo y el crecimiento de la población humana han sobrepasado la naturaleza prístina del Chaco.

Material didáctico

Es una extensión del Pantanal hacia el sur y suroeste de la region occidental. Presenta una precipitación de 1200mm/año hasta lo más seco al interior con 1000 mm/año, con marcadas precipitaciones estivales. Se destaca por sus inundaciones y anegabilidad, esta última temporaria o permanente presenta albardones, a veces cubiertos de arena lavada del tipo “fluvisoles” a lo largo de los numerosos ríos que riegan la región, incluido el Río Paraguay; la morfología es la de planos y depresiones en donde el agua se instala por más o menos tiempo y dando lugar a lo que se conoce como “mosaico bosque-sabanas palmares-humedales”, Mereles (1998). En cuanto a su vegetación y flora se destacan varios tipos de vegetación: los bosques sub-húmedos y semi deciduos o “quebrachales de quebracho colorado, las sabanas palmares y los Humedales. La fauna de esta región no es muy distinta a la del resto de las ecoregiones ya mencionadas. No obstante presenta algunas características que sí lo puede hacer bastante distinguible de las demás, como ser por ejemplo la gran abundancia de especies acuáticas como el caso del carpincho o kapi’i yva (Hydrochaeris hydrochaeris), lobope (Lontra longicaudis), y otras especies de sabana como el aguara guasu (Chrysocyon brachyurus). En cuanto a ornitofauna presenta gran abundancia de especies acuáticas, principalmente patos, garzas, cigüeñas y bandurrias. Entre las aves más representativas se encuentran el federal (Amblyramphus holosericeus) guyra añumby o leñatero (Anumbius annumbi), el tukâ guasu o tucán grande (Ramphastos toco), el japu guasu o yapú (Psarocolius decumanus), el yetapá de collar (Alectrurus risora) y el parakáu o loro hablador (Amazona aestiva). 

Es una zona de laguna, riachos salados, paleocauces y serranías, con un gradiente de precipitaciones de 800-600mm/año con temperaturas extremas, con máximas absolutas cercanas a los 48 °C y mínimas de -5 °C en el invierno seco. La vegetación se denomina bosque semi caducifolio xerofítico con suelos variables y la presencia de especies como Ceiba insignis, Schinopsis quebracho-colorado, Prosopis alba, P. nigra, Ruprechtia triflora, Quiabentia pflanzii, Ziziphus mistol, Ximenia americana, entre otras. Además, se encuentran paleocauces con espartillares. Aquí se encuentran las serranías de Cerro león y Cabrera.
La fauna destaca por la presencia de mamíferos medianos y grandes, siendo la más representativas el tagua (Catagonus wagneri) y el tatu bolita (Tolypeutes matacus). En relación a las aves, la ecorregión se caracteriza por la presencia de al menos 16 especies endémicas al chaco: el ynambu sîsî o perdiz de monte (Nothoprocta cinerascens), el ynambu apiratî o copetona (Eudromia formosa), la bullanguera jaku karaguata o charata (Ortalis canicollis), la sarîa hû o saría patas negras (Chunga burmeisteri), el suinda chaco o lechuza chaqueña (Strix chacoensis) restringida principalmente al chaco seco, el ypekû akâ pytâ o carpintero lomo blanco (Campephilus leucopogon), el arapasu guasu o chinchero grande (Drymornis bridgesii), el arapasu ñu o trepador gigante (Xiphocolaptes major), la bandurrita chaqueña (Tarphonomus certhioides), el ogaraity chaco u hornero copetón (Furnarius cristatus), y el gallito de collar (Melanopareia maximiliani). Entre las especies más resaltantes se citan el ypekû hû o carpintero negro (Dryocopus schulzi), especie de preocupación para la conservación a nivel global, y la única especie endémica de ave del Paraguay, el ynambu’i chaqueña (Nothura chacoensis), característica del Chaco Central. Además, es común observar al parakáu o loro hablador (Amazona aestiva). 

Proyectos de WWF-Paraguay en el Chaco paraguayo