WWF lanza "Dietas basadas en el planeta”, por la salud humana y el futuro del planeta | WWF

WWF lanza "Dietas basadas en el planeta”, por la salud humana y el futuro del planeta

Posted on
16 octubre 2020


WWF lanza hoy “Dietas basadas en el planeta”, un nuevo enfoque para elegir alimentos que puede ayudar a garantizar un planeta y personas saludables. La iniciativa ofrecerá no solo un marco global, sino también, por primera vez, una plataforma personalizada que puede acelerar la adopción de dietas saludables y sostenibles basadas en el planeta a nivel nacional e individual.

Cuando se trata de una dieta, no existe un enfoque único para todos. Es importante que las dietas sean flexibles y respeten las culturas locales. Adoptar decisiones más saludables y sostenibles nos ayudará a crear un futuro en el que nuestro planeta pueda alimentarnos a todos. Las personas de todo el mundo pueden comer diferentes alimentos en cantidades adecuadas siguiendo estos consejos:

1. Elige ingredientes más sostenibles
2. Diversifica tu dieta
3. Consume alimentos nutritivos y mínimamente procesados y
4. ¡Cuidado con lo que desperdicias!
 
Elige ingredientes más sostenibles
Los ingredientes producidos de manera sostenible son aquellos que tienen un mínimo impacto en la naturaleza; se producen de manera responsable y no amenazan a las poblaciones de vida silvestre ni a sus hábitats. Estos ingredientes tampoco contaminan el agua ni afectan la salud de los suelos, porque no dependen del uso excesivo de fertilizantes y pesticidas. WWF está trabajando con socios en la producción de vegetales bajo en carbono o sea de producción local, carne, aves, productos lácteos y mariscos, así como lo que se les da de comer, para que podamos producir suficiente proteína para alimentar a una población en crecimiento mientras apoyamos los medios de subsistencia y minimizamos los impactos ambientales.
 
Diversifica tu dieta
Nuestro cuerpo necesita una variedad de nutrientes y el planeta se beneficia de la diversidad de cultivos. Los suelos son más saludables cuando se cultivan diferentes tipos de productos, y el uso de fertilizantes se puede reducir integrando diferentes cultivos y ganado con árboles y otras plantas. Cultivar una variedad más amplia de alimentos también nos ayuda a ser más resilientes a los impactos de plagas, enfermedades o condiciones climáticas extremas.
 
Consume alimentos nutritivos y mínimamente procesados
Cuanto más procesado sea un alimento, generalmente mayor será su impacto ambiental ya que se utiliza más energía durante su producción. Algunos procesos de valor agregado (como congelación y enlatado) ayudan a aliviar la pérdida y el desperdicio de alimentos. Intenta concentrarte en frutas, verduras y alimentos frescos, congelados (especialmente pescado) y enlatados que estén mínimamente procesados y tengan menos aditivos.
 
¡Cuidado con lo que desperdicias!
El desperdicio de alimentos hace que se pierdan los recursos ambientales como la energía, el agua y la tierra. Al reducir el desperdicio de alimentos, podemos ejercer menos presión sobre nuestros recursos y trabajar para garantizar que haya más alimentos disponibles para quienes los necesitan.