Desperdiciando nuestra alimentación

Posted on
15 junio 2022





*Nota publicada originalmente en BIBO

El desperdicio de alimentos es una problemática a nivel global que tiene un significativo impacto en el cambio climático, siendo este el responsable de la producción del 10% de los gases de efecto invernadero. Detrás de cada alimento que consumimos se emplea una gran cantidad de tierra, agua y energía, que puede perderse al ser desechado. Esto, ya que para la producción de 1,2 toneladas de alimentos se requiere de 4,4 km2 de tierras agrícolas y 760 km3 de agua.

Sin embargo, esta es una situación poco conocida, pues la mayoría de personas no consideran que su alimentación sea determinante en la crisis ambiental. A pesar de que en el país se pierde el 34% de los alimentos producidos y a nivel global el 40%, sólo 11 de los 192 países miembros del Acuerdo de París han mencionado el
desperdicio de alimentos.

Te recomendamos: En el mundo se desperdician mil millones de toneladas de alimentos más de lo que se estimaba
 

El origen del problema


Hay múltiples prácticas que están contribuyendo al desperdicio de alimentos. Si lo miramos desde nuestra cotidianidad, acciones como cocinar en abundancia y arrojar la comida que sobró, o botar a la basura frutas y verduras que no están en su óptimo estado han agravado esta problemática.

Sin embargo, esta es sólo una parte de las etapas del flujo del desperdicio de alimentos, pues 1,200 millones de toneladas de alimentos se pierden sin que si quiera logren salir de las granjas. Las causas son diversas, pero algunos de los factores que contribuyen a esta problemática son los retos que enfrenta el sistema alimentario, tales como el almacenamiento, la refrigeración, la infraestructura, o plagas y abruptos cambios climáticos que afectan los cultivos.

De manera que el desperdicio de alimentos se ha convertido en uno de los causantes del cambio climático. Pese a que parece ser una problemática menor, anualmente se pierden 2,5 millones de toneladas de alimentos, lo cual genera el doble de las emisiones de gases de efecto invernadero que las emisiones que producen los automóviles que se conducen en Estados Unidos y Europa en un año.

Te puede interesar: Los colombianos desperdician más comida de la que creen, según nuevo estudio de WWF
 

Guía para no desperdiciar


Frente a esta grave problemática es necesario actuar. Si bien son necesarias acciones contundentes por parte de los gobiernos y empresarios para tener un impacto significativo, pequeños cambios en nuestros hábitos de consumo pueden aportar. Empecemos por el supermercado. Antes de ir a hacer tus compras, haz una lista con los alimentos que vas a necesitar para así evitar las compras compulsivas de comida que posiblemente se va a desechar.

Si vas a comprar frutas y verduras no dejes de lado aquellas con distintas formas o colores que parecieran estar en mal estado, aprovéchalas para hacer deliciosas recetas. A la hora de cocinar utiliza cada parte de tus alimentos, sin dejar de lado tallos, puntas y hojas que suelen terminar en la caneca. Si te sobra comida, congélala y etiquétala asegurándote de comerlas más adelante. Y si no sabes bien por dónde empezar a reducir tu desperdicio, aquí te dejamos una guía para no desperdiciar, donde encontrarás algunos consejos para conservar tus frutas y verduras.