What would you like to search for?

Our News

El Bosque Atlántico nombrado Iniciativa Emblemática de Restauración Mundial

El anuncio se hizo durante el Día de la Restauración en la COP15 de la Convención de Biodiversidad en Canadá.
 
MONTREAL, Quebec.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció el trabajo de restauración forestal del Pacto Trinacional de la Mata Atlántica como uno de los más prometedores y relevantes del mundo, nombrándolo Iniciativa Emblemática de Restauración Mundial (“World Restoration Flagship” en inglés) de la Década de la ONU para la Restauración de Ecosistemas.
 
El trabajo es liderado por el Pacto por la Restauración del Bosque Atlántico (PACTO) y la Red Trinacional de Restauración del Bosque Atlántico, que incluye organizaciones de Argentina, Brasil y Paraguay. El anuncio se realizó el martes 13 de diciembre durante la Conferencia de Biodiversidad de la ONU (COP15), realizada en Montreal, Canadá.
 
En un contexto de cambio climático, la selva es una aliada para enfrentar de la mejor manera los impactos asociados, a favor del bienestar y la calidad de vida de las personas. Por ello, la restauración de paisajes ayudará a tener una selva en buen estado para la naturaleza y las personas.
 
Con el objetivo de restaurar 15 millones de hectáreas para 2050, el PACTO es una coalición que reúne a más de 300 organizaciones multisectoriales para restaurar la Mata Atlántica mientras la Red Trinacional de Restauración del Bosque Atlántico es un movimiento multisectorial que cubre la Ecorregión Trinacional del Alto Paraná en Argentina, Brasil y Paraguay, con más de 60 organizaciones. Los miembros de los colectivos cuentan con más de 30 años de experiencia en restauración en diferentes contextos socioeconómicos y ecológicos.
 
La nominación reconoce que la restauración es una actividad que va más allá de plantar árboles, pues promueve múltiples beneficios para la naturaleza y las personas y es capaz de generar empleos e ingresos. “La restauración es un sistema inclusivo que funciona de manera diversa y a largo plazo, involucrando a varias instituciones. Trabajamos con colaboraciones conjuntas directas en los territorios en los que cada actor cumple funciones fundamentales para la ejecución de los proyectos, respetando los contextos locales, con la participación de las comunidades tradicionales y con el empoderamiento de las mujeres. Restaurar es mucho más que plantar árboles, es asumir un compromiso con la calidad de vida de miles de personas”, detalló Taruhim Quadros, representante de la Red Trinacional de Restauración del Bosque Atlántico.
 
Para Lucía Lazzari, coordinadora de paisajes terrestres en Fundación Vida Silvestre Argentina, una de las organizaciones representantes de la Red Trinacional de Restauración del Bosque Atlántico en Argentina, ser distinguidos como Iniciativa Emblemática Mundial en Restauración es un reconocimiento a muchos años de trabajo. “Es una puerta a nuevas oportunidades que permiten impulsar la restauración del Bosque Atlántico y generar más beneficios. La acción trinacional es un diferencial en nuestra forma de trabajar, es a través de esta construcción multiinstitucional y aliada a varias organizaciones que hemos logrado importantes avances en los últimos años. Para poder conducir y propiciar verdaderos procesos de conservación y restauración del Bosque Atlántico, nuestra selva misionera, es fundamental que las comunidades locales estén informadas e involucradas. Son ellas y ellos los verdaderos agentes de cambio”, comenta Lazzari.
 
Según Alex Fernando Mendes, secretario ejecutivo del Pacto por la Restauración de la Mata Atlántica,el PACTO ayuda a difundir la restauración a gran escala, conectando iniciativas y compartiendo conocimientos. Así, al 2030, tendremos 1 millón de hectáreas restauradas o en proceso de restauración en el Bosque Atlántico, actuando de forma descentralizada y en la elaboración de documentos de referencia”.
 
Las iniciativas de restauración en el Bosque Atlántico también promueven la conservación de especies, aumentan la conectividad del paisaje, mejoran la calidad del agua, la educación ambiental, la participación y el bienestar de las comunidades locales, entre otros beneficios sociales y ambientales. Ambos colectivos tienen iniciativas destinadas a recaudar fondos, monitorear la calidad de los bosques restaurados y construir asociaciones para la restauración a gran escala y a largo plazo.
 
El título de la ONU reconoce no solo el legado de la restauración del Bosque Atlántico, sino que también destaca que las iniciativas actuales de las redes fortalecen las coaliciones y una sólida estrategia de conservación, alineada con el Plan de Acción de la Década de Restauración de Ecosistemas de la ONU.
 

Nominación

Para la nominación como Iniciativa Emblemática de Restauración Mundial, la ONU creó un comité especial compuesto por científicos e investigadores de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La decisión final fue confirmada por las principales agencias de la Década de la ONU, el Programa para el Medio Ambiente (PNUMA) y la FAO. Se consideraron más de 20 criterios de evaluación, tales como: involucramiento de comunidades locales en la toma de decisiones, formación de coaliciones, contribución a acuerdos internacionales para la reducción de emisiones, potencial de crecimiento, replicabilidad, entre otros.
 
En todo el mundo hubo 156 propuestas, que en conjunto representan más de 96 millones de hectáreas restauradas y con potencial para generar más de 1.5 millones de empleos verdes.
 
Además de la iniciativa del Bosque Atlántico, las iniciativas en África, Oceanía, América Central, Medio Oriente y Asia también fueron nombradas como Referencia Mundial de Restauración. La lista completa está disponible en el sitio web: https://www.decadeonrestoration.org/es
 

20 años de trabajo por el Bosque Atlántico
 
Una de las más de 15 unidades regionales del Pacto por la Restauración del Bosque Atlántico es la Asociación Ambientalista Copaíba, ubicada en la región de Socorro, en la provincia de San Pablo, en Brasil. La institución fue fundada hace más de 20 años por un grupo de jóvenes y hoy cuenta con un vivero propio con capacidad para producir hasta 700 mil plantines al año y actuar en 19 municipios de la región este del estado, activando la economía local y transformando el paisaje local.
 
La restauración nos ayuda a mantener y garantizar la seguridad básica, desde los alimentos, la energía y el agua, que se reflejan directamente en la seguridad económica de nuestro planeta. Y eso muestra la necesidad de políticas públicas que apoyen esas iniciativas para ampliar la escala de la restauración”, dice Flávia Balderi, secretaria ejecutiva de Copaíba.
 
Ellen Souza es parte de un grupo cada vez mayor de productores que intentan mantener el equilibrio ambiental para agregar valor al producto. Ella es la quinta generación al frente de una propiedad de 50 hectáreas en la ciudad de Socorro, que produce plátano, aguacate, eucalipto y café. Y, desde 2020, recibe apoyo directo de Copaíba para la restauración y recomposición de áreas nativas dentro de la hacienda.
 
La propietaria relaciona su producción con la restauración del paisaje forestal. “Yo creo que, a mayor balance, mejora en el cultivo, menor incidencia de plagas y enfermedades, menor uso de pesticidas, más diversidad y armonía en la siembra. Y esto impacta en el sabor natural del grano. Cualquiera que compre nuestro producto reconoce todo el trabajo que hacemos. Y mucho más allá, es nuestra forma de contribuir a un legado de un futuro mejor para mi hija, mi familia. Para combatir los cambios climáticos que ya nos afectan. Sé que mi aporte es muy pequeño, pero si cada uno hace su parte, haremos una gran diferencia en el mundo”, dice.
 
El Bosque Atlántico alberga a más del 70% de la población brasileña, sus ríos abastecen de agua a la mayoría de las ciudades más grandes del país y a la mayor concentración de población de América del Sur, en la región metropolitana de San Pablo. Este esfuerzo es un reconocimiento del rol único que desempeña este bioma no sólo en términos de servicios ecosistémicos, sino también para la economía y las personas”, dice Julie Messias da Silva, Secretaria de Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente de Brasil. Por su parte, Victor Kreimer, Ministro de Ecología y Recursos Naturales Renovables de Misiones, Argentina, afirma que “la biodiversidad, como el yaguareté, no reconoce fronteras geopolíticas. En nuestro caso, los esfuerzos transfronterizos, trinacionales son fundamentales para generar impacto positivo y sostenibilidad en nuestras acciones”.
 

Bosque Atlántico
 
El proceso de degradación y deforestación del Bosque Atlántico en Brasil comenzó hace casi 500 años con la sobreexplotación de especies maderables pasando por diferentes ciclos económicos. En Paraguay y Argentina sucedió recientemente hace alrededor de 100 años, debido a la deforestación y el cambio del uso del suelo. Los tres países aún enfrentan desafíos para la conservación de la ecorregión, siendo la restauración del paisaje una oportunidad para aumentar la cobertura forestal y mejorar la calidad de vida de las personas.
 
Además, es importante destacar que el Bosque Atlántico es un Hotspot de Biodiversidad, que contiene Ecorregiones Prioritarias para la Conservación Global, además de ser reconocido como Reserva de Biosfera MaB de la UNESCO (Programa sobre el Hombre y la Biosfera de la UNESCO en 1993 y 2009). Sobre todo, la ecorregión es un área crítica para la restauración de bosques tropicales, que posee oportunidades de restauración económica con mayor viabilidad y potencial para proporcionar beneficios asociados.
 
---

Sobre el PACTO

El Pacto por la Restauración del Bosque Atlántico es un movimiento nacional cuya misión es articular e integrar actores interesados en restaurar el bioma, induciendo acciones y resultados de gran escala, con beneficios ambientales, sociales y económicos. Establecido en abril de 2009, actúa estratégicamente vinculando instituciones públicas y privadas, gobiernos, empresas y la comunidad científica para aunar esfuerzos y recursos para generar resultados en la restauración y conservación de la biodiversidad en los 17 estados del bioma.
 

Red Trinacional de Restauración del Bosque Atlántico

La Red Trinacional de Restauración del Bosque Atlántico es un movimiento multisectorial que abarca la Ecorregión del Alto Paraná en Argentina, Brasil y Paraguay, involucrando a diferentes actores en la recuperación de la Mata Atlántica y sus servicios ecosistémicos. Establecida en 2019, la Red Trinacional trabaja para promover una visión trinacional común entre las instituciones del territorio, con integración entre Argentina, Brasil y Paraguay. Actualmente, 30 organizaciones de la sociedad civil, gobiernos, comunidades locales y el sector privado forman parte del movimiento. Organizaciones parte: A Todo Pulmón Paraguay Respira, Aves Argentinas, Birdlife International, CeIBA – CONICET, Federación Por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas – FAPI, Fomento de Iniciativas de Restauración de Ecosistemas del Paraguay – FIRE, Fondo de Conservación de Bosques Tropicales, Fundación Vida Silvestre Argentina, Guayaki Latin America SA, Guayaki Yerba Mate Brasil, Guyra Paraguay, Instituto Curicaca, Instituto de Biología Subtropical (CONICET-UNaM), Instituto Misionero del Suelo, INTA EEA Montecarlo, Itaipu Binacional, Mater Natura, Municipalidad de Yaguarón, Município de Rosana – SP, Procosara, Projeto Onças do Iguaçu, RAJB (Red Arjentina Jardines Botanicos) y REVINA (Red Argentina Viveros de Nativas), SAVE Brasil - Sociedade para a Conservação das Aves do Brasil, TNC Argentina, WWF-Brasil, WWF-Paraguay.
El Bosque Atlántico nombrado Iniciativa Emblemática de Restauración Mundial