Pandemia, Naturaleza y Desarrollo Sostenible | WWF

Pandemia, Naturaleza y Desarrollo Sostenible

Posted on
27 agosto 2020


El mundo se enfrenta actualmente a una pandemia global como nunca se había visto, causando sufrimientos humanos, trastornos sociales y daños económicos. El nuevo coronavirus forma parte de las llamadas Enfermedades Infecciosas Emergentes (EIE) como el Ébola, el SIDA, el SARS, MERS, la gripe aviar, el síndrome pulmonar del hantavirus, la fiebre amarilla, la gripe porcina, entre varias otras surgidas en las últimas décadas. Todas estas enfermedades tienen en común que se originaron en animales silvestres como reservorios, y existen pruebas irrefutables de que la sobreexplotación de la naturaleza, a través del cambio de uso de suelo y el comercio ilegal de la vida silvestre, son factores detrás de la propagación1.
 
La humanidad y la forma en que obtenemos los alimentos, el combustible y financiamos nuestras sociedades y economías, han sometido al planeta a una explotación excesiva de sus recursos, acercándose a los límites de su capacidad para sostener la vida humana.
 
El crecimiento económico de Paraguay se basa ampliamente en el sector primario y en la explotación directa de sus principales recursos naturales: tierra, agua, bosques y humedales. Y si bien, existen en el país ejemplos virtuosos de producción sostenible, el crecimiento poblacional, el aumento sustancial de la demanda de alimentos, semillas, fibras y combustibles, entre otros factores, podrían tener graves consecuencias en nuestro medio de vida en un futuro cercano.
 
En WWF consideramos que Paraguay tiene aún la oportunidad de detener el acelerado deterioro de la naturaleza y de revertirlo, sin comprometer su desarrollo económico ni social. Es conveniente proteger, mantener y potenciar el capital natural que aún dispone y que, además, puede constituirse en un factor diferenciado para impulsar con mayor vigor el crecimiento económico sostenible.
 
Para que esto ocurra, Paraguay debe revalorizar sus bosques y otros ambientes naturales, los cuales protegen el agua para el consumo, la energía y la producción. Los bosques también reducen el impacto de los fenómenos meteorológicos extremos, la erosión que deteriora los suelos y son el medio de vida de muchas comunidades.
 
Desde WWF-Paraguay apoyamos y promovemos la implementación de incentivos y reconocimientos a la cadena de producción con buenas prácticas y sistemas responsables con el medioambiente. Apoyamos también la gestión de las instituciones públicas buscando fortalecer su capacidad de control, monitoreo y transparencia, salvaguardar los recursos naturales y garantizar mayor seguridad en el campo, promoviendo la inclusión y la equidad en todos los niveles de la sociedad; fortalecimiento institucional que implica la erradicación de la corrupción, la impunidad y la inequidad.
 
WWF-Paraguay reconoce la labor de productores de pequeña, mediana y gran escala, así como de comunidades y pueblos indígenas que cumplen un rol protagónico al cuidar en sus tierras de la biodiversidad de los ecosistemas naturales, respetar la dignidad humana y actuar en forma directa en el sector primario.
 
WWF considera necesario orientar el consumo de alimentos a nivel global hacia una dieta consciente y equilibrada, tanto en calidad y variedad, como así también en cantidad, evitando el desperdicio y pérdida de alimentos. La forma en cómo y con qué nos alimentamos repercute en el equilibrio de los diversos ecosistemas y en la conservación de la biodiversidad que garantiza la producción de alimentos y nuestra cultura misma.
 
WWF exhorta a la protección de los ecosistemas (bosques, humedales, ríos, pastizales entre otros) y su biodiversidad y a la adopción de sistemas de producción sostenible que minimicen el impacto en el medioambiente y en la gente.
 
Paraguay es capaz de producir más y mejores alimentos para su población y para el mundo con tecnología, innovación, conocimiento y financiamiento adecuado. Para ello, necesitamos trabajar juntos para superar la situación actual. Necesitamos de políticas acordes a nuestra realidad y una voluntad sin precedentes.
Necesitamos que se cumplan  las legislaciones vigentes y se recompongan los pasivos o deudas ambientales. Necesitamos de diálogos y acuerdos, ahora más que nunca, para la sostenibilidad, porque lo más importante es nuestro compromiso como ciudadanos de la tierra, por un cambio definitivo para un futuro de inclusión y con una economía de equidad a todo nivel.
 
“Nuestras vidas comienzan a terminar el día que nos quedamos en silencio sobre las cosas que importan”  Martin Luther King
 
The loss of nature and rise of pandemics.


Para más información
Lucy Aquino, Directora y Representante país - laquino@wwf.org.py
Iara Duarte, Gerente de Comunicaciones - iduarte@wwf.org.py