Nuestra huella ecológica



El incremento de la presión sobre los recursos naturales está vinculado a la creciente demanda mundial de alimentos, fibras y combustibles, así como a dónde y cómo las industrias globales obtienen estos commodities.
Para reducir esta presión es necesario que exista un cambio en la modalidad de aprovechamiento actual  hacia una transformación del sistema económico de mercado.

Actualmente la población global es de alrededor siete millones de personas, pero nuestros hábitos de consumo han provocado que usemos un 50% más de los recursos que puede generar nuestro planeta, es decir. Para el año 2050 se estima que la población mundial será de 10 mil millones de personas. Todos vamos a necesitar alimentos, ropa, vivienda, agua y energía; la pregunta que surge es de dónde obtendremos las materias primas si hoy ya estamos consumiendo lo equivalente a un planeta y medio.

La adopción de un mejor modelo de producción de los commodities puede ayudar a producir más con una huella más pequeña y por lo tanto contribuir a la conservación de importantes ecosistemas, con un menor impacto en la disponibilidad de los recursos naturales para la mitigación de la pobreza.
La soja como alimento de animales de consumo 
© WWF
La soja como alimento de animales de consumo
© WWF
Cerca del 75% de la producción mundial de soja es destinada como forraje de animales. A medida que crece la demanada mundial de carne y productos lácteos, tambien aumenta la demanda de harina de soja como fuente proteica para la crianza de animales a nivel industrial.