Al salir de compras



Footprint rel=
Footprint
© Water for the world

  • Piensa en lo que comes
La gran expansión de la agricultura y la producción de alimentos están teniendo un impacto significativo en el cambio climático al contribuir a la degradación de las tierras y la polución en el agua, generando la perdida de biodiversidad. Piensa en lo que comes y verifica de donde vienen los productos.
      
  • Compra productos locales
Cuando compres comida, asegúrate que sea de tu localidad, si proviene de lugares apartados, más largo será el viaje del producto para que llegue a tus manos, y por lo tanto será más el combustible que utilice, y más la huella ecológica que dejes en el planeta. Consume los vegetales y frutas de temporada.
      
  • Compra comida orgánica
La siembra orgánica no utiliza pesticidas tóxicos que terminan en la tierra, el aire, en las fuentes de agua o en los mismos alimentos. Eligiendo estos productos puedes mejorar tu salud y la del ambiente.
      
  • Carga tu mochila
Usa tu mochila o bolso para evitar las bolsas de papel y de plástico, con ello estarás contribuyendo a reducir los desechos.
      
  • Sé un comprador informado
Cuando vayas de compras lee las etiquetas antes de adquirir un producto, asegúrate que sea elaborado de manera sostenible y amigable con el ambiente.
      
  • Escoge la madera certifica
Cuando compres muebles, asegúrate que la madera utilizada sea de origen legal y si es posible que sea certificada y lleve el sello del el Consejo de Comercio Forestal Mundial (FSC por sus siglas en inglés). Esta abreviatura significa que el bosque de donde proviene ha sido manejado de manera sostenible, cumpliendo todos los estándares ambientales internacionales.
      
  • Menos empaques es mejor
Los productos empaquetados son un desperdicio. Lo que realmente quieres es lo que está adentro, la envoltura la desechas, generando más basura, que puede tardar un largo tiempo en biodegradarse.
      
  • Procura consumir agua de tu hogar
Comprar agua embotellada es innecesario si la tienes en casa. Transportar esta desde su fuente hasta el supermercado es un gasto costoso de energía, y peor aún si viene de un manantial de las montañas en botella de plástico. Si compras el líquido elemento asegúrate que sea de tu localidad.
      
  • Selecciona productos de limpieza biodegradables
Estos tienen menos impactos negativos en los suelos y sistemas de agua potable.
      
  • Exige un cambio
Los supermercados y tiendas escuchan a sus clientes. Nosotros tenemos el poder para cambiar aquello que no sea beneficioso.