Declaración de WWF-Paraguay sobre la emergencia ambiental por causa de los incendios forestales en el Chaco, Pantanal, Cerrado y Bosque Chiquitano | WWF

Declaración de WWF-Paraguay sobre la emergencia ambiental por causa de los incendios forestales en el Chaco, Pantanal, Cerrado y Bosque Chiquitano

Posted on
26 agosto 2019


Durante la última semana el Cerrado, Pantanal y Chaco paraguayo, en el Departamento de Alto Paraguay, se han visto severamente afectados por fuegos no controlados. Los cuales, sumados a condiciones adversas como falta de lluvia y con vientos de norte a sur, han dejado unas 37.000 hectáreas afectadas. Entre ellas importantes extensiones de áreas protegidas como el Parque Nacional Río Negro, la Reserva Tres Gigantes en el Pantanal Paraguayo y parte del Monumento Cerro Chovoreca.

Ante esta situación, el Gobierno ha activado sus planes de emergencia y alerta, movilizando al personal de respuesta a fin de controlar esta situación, así como la movilización de bomberos voluntarios, fuerzas del orden y grupos del ejército. Sin embargo, las consecuencias del fuego han dejado en evidencia la necesidad de sensibilización respecto a las quemas frecuentes en época de invierno, así como la falta de protección de áreas claves para la biodiversidad en el norte del país. En estos eventos se hizo evidente la necesidad de implementar acciones coordinadas con los países con los cuales compartimos recursos naturales, como Bolivia y Brasil, que tienen zonas que aún están bajo fuego descontrolado, como el Bosque Seco Chiquitano y la Amazonía. En América del Sur se presentan incendios sin precedentes. En especial en la Amazonía, que constituye el bosque tropical más grande del mundo y alberga el 10% de la biodiversidad del planeta. Otras regiones afectadas son el Bosque Seco Chiquitano, el Cerrado, Chaco y el Pantanal, este último el humedal más grande del mundo.

En Paraguay fueron afectados parques nacionales, áreas productivas, fauna silvestre, bosques nativos, pastizales, sabanas y poblaciones cercanas a los incendios, incluyendo territorios ancestrales de los Pueblos indígenas Ayoreo e Yshir, cuyas comunidades reportaron necesidad de atención por los servicios de salud a consecuencia del humo principalmente.

Todo esto representa una situación de emergencia nacional y regional, en el ámbito ambiental, económico y social, debido a que no solo generan enormes pérdidas de ecosistemas y biodiversidad, sino que se alteran la dinámica de las comunidades, las actividades económicas se resienten y la salud de las personas se ve afectada.

En este contexto, WWF-Paraguay ha puesto a disposición del Gobierno Nacional el soporte técnico y apoyo para esta situación de emergencia, que está siendo canalizado a través de las instancias designadas por el Poder Ejecutivo para afrontar los incendios, y coordinar los trabajos, con el importante aporte de varias instituciones, ONGs y el sector privado. En especial algunos productores de la región del Chaco y el Pantanal.

El impacto de los incendios forestales en nuestra región tiene consecuencias globales. Para disminuir el riesgo de que desastres como estos se repitan con más frecuencia, es fundamental la generación y aplicación de políticas públicas que disminuyan las tasas de deforestación, ejerzan mecanismos de control eficientes para detectar delitos ambientales, apunten a gestionar la resiliencia de las comunidades al cambio climático, impulsen el ordenamiento del territorio desde los gobiernos locales, y promuevan buenas prácticas de ganadería y agricultura sostenible, estableciendo férrea protección a las áreas protegidas, y fomentando el trabajo conjunto desde la mirada transnacional hacia el cuidado de las ecorregiones.  

Es de suma importancia para nuestra organización reafirmar y solicitar al Gobierno Nacional y sus representaciones departamentales y subnacionales, a los Gobiernos de la región la necesidad de:
  • Enfocar la atención de los gobiernos en el fortalecimiento de la gestión de riesgos en áreas protegidas. En el caso de Paraguay hacemos énfasis en las dos afectadas por los incendios: el Parque Nacional Río Negro y el Monumento Natural Cerro Chovoreca. Estas dos áreas protegidas no cuentan con personal capacitado para hacer frente al fuego y las brigadas de respuesta tardan en llegar. Eso exige una gestión de brigadas de bomberos forestales y unidades de soporte multidisciplinario, con prácticas en sistemas de respuesta ante desastres.
  • Prohibir la trasformación definitiva de las áreas afectadas por los incendios y actuar para la recuperación de estas zonas quemadas para retornar los valiosos servicios que prestan a la salud, a la producción y a las comunidades.
  • Pedimos al Gobierno que evalúe la instalación de una Mesa de gestión de contingencia de incendios y desastres, y promueva campañas de concienciación y prevención sobre incendios forestales, involucrando a la sociedad civil y al sector privado desde el compromiso y la necesidad de difundir información y mensajes sobre esta responsabilidad conjunta.  
  • Se debe reconocer a los ecosistemas y ecorregiones del Paraguay como prioridad del Gobierno y actuar en consecuencia con la creación políticas nacionales sostenibles. Los recursos naturales proveen Derechos Humanos básicos inalienables, como el acceso al agua y el alimento.  Estos incendios afectan toda la dinámica de la generación de estos recursos.
  • Se debe iniciar, cuanto antes, el proceso de restauración de las áreas afectadas por los incendios.  Asimismo, esto debe ir acompañado de un proceso de recomposición de los territorios ancestrales afectados, así como un plan de prevención que minimice los riesgos en el futuro.
  • Solicitamos la coordinación de acciones transfronterizas en ecorregiones compartidas.
  • Además de asegurar la protección y atención de necesidades a las comunidades indígenas y no indígenas que se han visto afectadas por los incendios y que se encuentran en zonas de riesgo.
  • Se deben fortalecer las alianzas púbico privadas que permitan escalar los esfuerzos de prevención, respuesta y recuperación ante desastres de esta magnitud, pues en la labor de conservar los recursos naturales debemos estar todos juntos.
WWF-Paraguay garantiza el apoyo técnico y la gestión de otras acciones que colaboren con el Gobierno Nacional y los gobiernos regionales para hacer frente a la situación generada por los incendios y cualquier situación que pueda poner en riesgo la vida humana y el patrimonio natural del Paraguay, que debe ser mantenido, restaurado y gestionado, de modo a que pueda seguir generando vida y recursos.

Seguiremos trabajando en impulsar iniciativas que instalen modelos de gestión sostenibles, del mismo modo en que estamos vigilantes y atentos ante las acciones de quienes toman decisiones claves sobre la gestión de los bienes públicos.