En el Día del Pantanal recordemos a un héroe de la conservación | WWF

En el Día del Pantanal recordemos a un héroe de la conservación

Posted on
12 noviembre 2019


"Francelmo, el último héroe de Brasil", así termina la carta de despedida escrita por el poeta Manoel de Barros a Francisco Anselmo de Barros, un ambientalista brasilero que se dedicó durante 30 años a la lucha por la conservación del Pantanal.

En una protesta contra las amenazas ambientales que enfrentaba el Pantanal brasilero, Francelmo incendió su propio cuerpo, sacrificando su vida para salvarlo de un proyecto de ley que preveía el establecimiento de plantas de alcohol y caña de azúcar. Este episodio tuvo lugar el 12 de noviembre de 2015, el cual posteriormente fue declarado Día del Pantanal en Brasil.

La vida de Francelmo estuvo muy vinculada a la defensa del medio ambiente, siendo parte de la Fundación para la Conservación de la Naturaleza en Mato Grosso do Sul y miembro fundador del Consejero Nacional para el Medio Ambiente de Brasil (CONAMA).

Es urgente recordar a Francelmo
En 2019, los incendios forestales ocurridos en el Pantanal brasilero alcanzaron proporciones sin precedentes, con un aumento del 97% de focos de calor en comparación al promedio de los últimos 10 años. El escenario tras los incendios fue devastador. Según reportes de WWF-Brasil, el área total quemada superó el millón de hectáreas.

Las poblaciones locales apenas han podido recuperarse del shock y los daños causados ​​por los incendios forestales, mientras que el Gobierno de Brasil, a través del Decreto N ° 10.084, está dando vía libre al establecimiento de industria de la caña de azúcar en el Pantanal y también en la Amazonía.

Día de Francelmo, Día del Pantanal
El 12 de noviembre en Brasil es un día para honrar al Pantanal como patrimonio natural a la vez como un día de lucha para la conservación.

Francelmo, ese héroe nacional que siempre defendió a esta región, se despidió con las siguientes palabras: “Fue difícil tomar esa decisión. Mi vida siempre ha sido un sacerdocio en defensa de la naturaleza. Es nuestro hogar y el mayor regalo de Dios. Si él dio su vida por nosotros, yo estoy dando mi vida por él, defendiendo el futuro de nuestros hijos. [...] Sigan luchando por mí”.

¡Es hora de recordar a Francelmo, es hora de luchar!