Comer chocolate peruano puede salvar el futuro de la selva amazónica

Posted on
08 julio 2021


  • La producción de las comunidades indígenas, mediante sistemas agroforestales sostenibles, impacta positivamente sobre los ecosistemas, permitiendo que continúen capturando carbono, preservando los suelos y conservando la biodiversidad. 
  • En los últimos años, el chocolate se ha convertido en un súper alimento que no solo aumenta la felicidad, sino que también contiene beneficios para la salud al ser antioxidante y cardioprotector. 

07 de julio, 2021.- ¿Sabías que además de aumentar nuestra felicidad, los chocolates también pueden contribuir a conservar la selva amazónica peruana? Esto es posible gracias a la contribución de los emprendimientos liderados por las comunidades indígenas, que ofrecen una variedad de productos de excelente calidad, sin perder de vista la convivencia armoniosa con la naturaleza. 

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, el Perú alberga el 60% de las variedades de cacao del mundo. Este fruto que se cultiva en 16 regiones del país, como San Martín, Junín, Ucayali, Amazonas y Ayacucho, han convertido al Perú en un gran exportador siguiendo los pasos de Ecuador y Brasil. 

Además, según la historia, los árboles del cacao son originarios de la selva amazónica que se extiende ampliamente por Perú. Se cree que los incas, a diferencia de los mayas y aztecas, fermentaron, tostaron y molieron su fruto para hacer una bebida amarga con fines religiosos. Aunque con el paso de los años no tuvo la suficiente acogida, el Perú sigue siendo uno de los principales centros de origen del cacao con una alta diversidad genética y diferentes ecotipos. 

Gracias a este manejo ancestral del cacao, hoy reconocemos el ejemplo de producción sostenible de chocolate de diversos negocios indígenas entre ellos: “Chocowarmi”, integrado por mujeres de la Comunidad Nativa “Copal Sacha” en el departamento de San Martín y “Kemito Ene”, conformado por la comunidad de chocolateros Ashaninka de Satipo, Junín. 

En el caso de la Asociación “Kemito Ene”, los productores Asháninkas del departamento de Junín han logrado un exitoso modelo de sostenibilidad comercial, con certificación orgánica USDA/NOP y la Unión Europea, que le han permitido ofrecer sus productos en los mercados norteamericanos y europeos respectivamente, generando beneficio social, ambiental y económico a las comunidades del río Ene. 

Siguiendo el mismo ejemplo, nace “Chocowarmi”, bionegocio conformado por mujeres indígenas del departamento de San Martín. En el 2018 fueron reconocidas con el premio al producto innovador de la EXPO AMAZÓNICA. Este premio lo obtuvieron por combinar chocolate con nips de shica shica y otros rellenos de frutos exóticos. Las “Chocowarmi” están en el camino de lograr el desarrollo de su comunidad, a través de la generación de empleos, manteniendo su estilo de vida ancestral y cuidado del medio ambiente. 

“Las comunidades indígenas cumplen un rol clave en la conservación de la Amazonía. Al cultivar cacao como parte de sistemas agroforestales, están evitando la deforestación de árboles nativos” señaló Cinthia Mongylardi, Directora del Programa de Bosques y Asuntos Indígenas de WWF Perú, quien además señaló que este sistema de hecho mejora la calidad del cultivo, pues el cacao alcanza una mejor calidad creciendo bajo sombra. “Cultivar este fruto es

una alternativa sostenible para generar ingresos evitando comercios ilícitos y a su vez preservar sus territorios, mantener sus medios de vida y evitar la dependencia con terceros ", destacó. 

El mercado exterior para el cacao peruano está distribuido en todo el mundo, teniendo a Europa como comprador principal (72%), seguido de Estados Unidos y Canadá (14%), países asiáticos (11%), América Latina (2%), África (1%) y el 0,5% a Oceanía. 

Por eso, hoy en día esta práctica ancestral cobra relevancia nuevamente demostrando su gran aporte para nuestra economía, salud, comunidad y la conservación de nuestros bosques. Este trabajo ha sido fortalecido, en un primer momento, por Proyectos relevantes como Mecanismo Dedicado Específico, MDE Saweto Perú en alianza con el Banco Mundial, y hoy continuado por el el Proyecto Amazonía Indígena Derechos y Recursos (AIRR), en alianza con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) , WWF y la articulación indiscutible del movimiento indígena. 

Pueden contactar a Kemito Ene en el siguiente enlace https://www.kemitoene.com/ 

Además, para conocer más sobre Chocowarmi ingresa en el siguiente link https://www.youtube.com/watch?v=4EjbqMF2Y_I o visita sus redes sociales https://www.facebook.com/profile.php?id=100009653055199 

Contáctanos para más información: 

Mayra Bazán 

comunicaciones@wwfperu.org