What would you like to search for?

Our News

Eliminar los delitos pesqueros requiere alianzas innovadoras. WWF ha ayudado a poner una en marcha.

Aunque el 99% del mundo no haya visitado nunca las Islas Galápagos, basta con mencionar su nombre para que exista una idea común de lo que representa este lugar. Es un entorno distinto a cualquier otro.

English versión below
Publicado originalmente en https://t.co/furQV45Mor
Autora: Dr. Sarah Glaser

Las Islas Galápagos y las dos reservas marinas que rodean el archipiélago aportan un valor en cultura, salud y seguridad económica a todo el Ecuador. Pero esta región oceánica está sometida a una presión cada vez mayor por el cambio climático, la carrera por capturar recursos y las agendas económicas en contienda.

"La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada es el principal problema al que se enfrenta la pesca en Ecuador", afirmó Tarsicio Granizo, Director País de WWF-Ecuador. 

Trabajar en la intersección de la seguridad marítima y la gestión pesquera es cada vez más importante para la conservación. La pesca insostenible y la pesca ilegal se complementan mutuamente: a medida que disminuyen las poblaciones de peces, es más probable que los buques pesqueros utilicen métodos ilegales para sostener su operación, mientras que la pesca ilegal acelera la disminución de las poblaciones de peces. La increíble biodiversidad que se encuentra en las aguas que rodean Ecuador, hace que el país sea una gran prioridad para WWF.

Para proteger este entorno crítico, WWF y el Programa Mundial contra la Delincuencia Marítima de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), han puesto en marcha una nueva asociación para avanzar en un innovador esquema basado en el intercambio de conocimientos. Los objetivos son aprovechar la ciencia y la información específica del sector pesquero para aumentar la capacidad de contrarrestar las actividades de pesca ilegal y demostrar cómo la conservación y seguridad marítima pueden aprovechar las competencias básicas de cada una para lograr un mayor impacto.

"La información es poder y disponer de acceso a la mejor información disponible puede marcar una gran diferencia para nuestros océanos y las comunidades que viven junto a ellos", asegura Johan Bergenas, Vicepresidente Senior de Océanos de WWF Estados Unidos. " Queremos que la mejor ciencia pesquera y la mejor información sobre las cadenas de suministro de productos del mar lleguen a manos de las personas que forman parte de los organismos encargados de velar por el cumplimiento la ley".

El Gobierno de Ecuador y el Parque Nacional Galápagos disponen de tecnologías de vanguardia para el conocimiento del dominio marítimo, que proporciona información sobre la seguridad de los océanos, la economía y el medio ambiente. Por ello, Ecuador ofrece la oportunidad de aprender rápidamente acerca de cómo las asociaciones innovadoras y el intercambio de información pueden impulsar los esfuerzos de conservación marina.

Las soluciones necesitan buena información como base


En muchos lugares existe información de monitoreo y control para combatir los delitos en el mar, pero la magnitud de los problemas ha desbordado la escala de las soluciones existentes. Crear nuevas asociaciones para llegar a más personas con información crítica es una forma de mejorar el impacto de las soluciones para los océanos.

Sin generación de conocimientos, ciencia aplicada y programas de vigilancia que generen nuevos análisis, es imposible gestionar de forma sostenible los recursos pesqueros y conservar la biodiversidad marina. Como dice el viejo refrán, "si no puedes medirlo, no puedes gestionarlo".

"La colaboración entre la UNODC y  WWF es esencial para garantizar una respuesta oficial e informada de los delitos en el sector pesquero, en la que el intercambio innovador de información se combina con el uso de la tecnología como parte de un enfoque de concienciación sobre el dominio marítimo", declaró Siri Bjune, Jefa del Programa Mundial contra la Delincuencia Marítima de la UNODC.

Pablo Guerrero, director de conservación de paisajes marinos de WWF-Ecuador, añadió: "La idea es generar un modelo que podamos replicar en otros países, escalable y que pueda desarrollarse a nivel subregional o regional, porque los delitos que se producen en el paisaje marino son delitos que trascienden las fronteras."

Eliminar los conflictos pesqueros también tiene implicaciones para el cambio climático


Dado que el declive de los recursos pesqueros está contribuyendo a la creciente tensión geopolítica y a los conflictos en el océano, el éxito de la conservación de los océanos debe incluir la resolución de problemas relacionados con los recursos naturales y la consolidación de la paz, así como la creación de capacidades para el cumplimiento de la ley.

El cambio climático hace que esta labor sea aún más crítica. Un análisis publicado por la UNODC y WWF establece el vínculo entre los delitos contra el medio ambiente y la crisis climática de la biodiversidad. El documento señala que para "apoyar la capacidad de la naturaleza para mitigar el cambio climático, es fundamental ampliar las iniciativas para combatir los delitos ambientales e integrar la respuesta del sistema de justicia a estos delitos en las agendas de biodiversidad, clima y economía circular."

Nuestra nueva alianza para el intercambio de información forma parte de esta iniciativa.


"Estamos apostando a que la colaboración de WWF con el Programa Global de Delitos Marítimos de la UNODC tenga el potencial de ser un modelo replicable para compartir la información correcta para proteger nuestros océanos de la pesca insostenible. No es la única solución necesaria, pero llenar el vacío de conocimientos es clave para el éxito de todas las demás iniciativas", afirmó Bergenas.
 


Eliminating fisheries crime calls for innovative partnerships.
WWF just helped launch one.

Just mention the name “Galapagos Islands” and, even though 99% of the world has never visited, there is a shared understanding of what the place represents. It’s an environment unlike any other.

The Galapagos Islands, and the protected marine national park that surrounds the archipelago, provide cultural value, health, and economic security for all of Ecuador. But this ocean region is under increasing pressure from climate change, a race to capture resources, and competing economic agendas. 

“Illegal, unreported, and unregulated fishing is the main problem that the fishery faces in Ecuador,” said Tarsicio Granizo, country director for WWF-Ecuador. Additionally, the presence of international fishing fleets in and around Ecuador are putting biodiversity at risk. 

Working at the intersection of maritime security and fisheries management is increasingly important for conservation. Unsustainable fishing and illegal fishing perpetuate each other: as fish stocks decline, fishing vessels are more likely to use illegal methods while illegal fishing accelerates declines in fish stocks. The incredible biodiversity found in the waters around Ecuador makes it a high priority for WWF. 

To protect this critical environment, WWF and the United Nations Office on Drugs and Crime’s Global Maritime Crime Program have launched a new partnership to advance innovative knowledge-sharing. The goals are to leverage fisheries science and targeted sector information to enable more capacity to counteract illegal fishing activities and to demonstrate how the conservation and maritime security communities can build on each other's core competencies for greater impact. 

“Information is power and having access to the best available information can make a world of difference for our oceans and the communities that live alongside them,” said Johan Bergenas, WWF’s senior vice president for Oceans. “We want to get the best fisheries science and the best information on seafood supply chains in the hands of the people who are training enforcement agencies.” 

The government of Ecuador and the Galapagos National Park have in place state-of-the-art technology for maritime domain awareness which provide information about ocean security, safety, the economy, and the environment. Consequently, Ecuador provides an opportunity to learn quickly how innovative partnerships and information sharing can further marine conservation efforts. 

Solutions need a foundation of good information 

In many places, monitoring and control information exists to combat crimes at sea, but the scale of the problems has swamped the scale of existing solutions. Building new partnerships to reach more people with critical information is one way to improve the trajectory of oceans solutions. 

Without knowledge generation, applied science, and monitoring programs that generate new analysis, it is impossible to sustainably manage fishery resources and conserve marine biodiversity species of high interest. As the old saying goes, "if you can't measure it, you can't manage it."

“The UNODC-WWF partnership is essential in ensuring an informed law enforcement response to crimes in the fisheries sector, where innovative information sharing is combined with the use of technology as part of a maritime domain awareness approach,” said Siri Bjune, head of the UNODC Global Maritime Crime Program. 

Added Pablo Guerrero, WWF-Ecuador's director of seascape conservation, “The idea is to generate a model that we can replicate in other countries and a model that can be scalable, that can be increased, at the sub-regional or regional level, because the crimes that take place in the marine landscape are crimes that transcend borders.” 

Eliminating fisheries conflict has climate change implications, too 

As declines in fisheries contribute to escalating geopolitical tension and conflict on the ocean, successful ocean conservation must include natural resource conflict resolution, and peacebuilding, as well as law enforcement capacity building. 

Climate change makes this work even more critical. An analysis published by UNODC and WWF makes the link between crimes against the environment and the climate and biodiversity crises. The paper notes that in order to “support nature’s ability to mitigate climate change, it is critical to scale up initiatives to combat environmental crime and integrate the justice system’s response to these crimes into biodiversity, climate, and circular economy agendas.” 

Our new information-sharing partnership is one part of doing just that. 

“We’re making a bet that WWF’s collaboration with UNODC’s Global Maritime Crime Program has the potential to be a replicable model for sharing the right information with the people in a position to save our oceans from unsustainable fishing. It’s not the only solution needed, but filling the knowledge gap is key to the success of all solutions,” Bergenas said.

"La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada es el principal problema al que se enfrenta la pesca en Ecuador", afirmó Tarsicio Granizo, Director Nacional de WWF-Ecuador.