Enfrenta el cambio climático desde casa mientras los líderes mundiales lo hacen en la COP26

Posted on
11 noviembre 2021




Cada vez vemos más noticias de desastres naturales y emergencias humanitarias causadas por eventos climáticos extremos en todo el mundo. Ejemplo de ello son los millones de animales muertos por cuenta de los incendios forestales en Australia y en la Amazonia, ciclones tropicales devastadores como el huracán Iota que golpeó al Caribe en 2020, inundaciones sin precedentes en Europa, y olas de calor récord en Canadá y
Estados Unidos.

Pero, ¿qué está haciendo que estos fenómenos sean más frecuentes e intensos? El cambio climático, causado por nosotros, los humanos. El uso de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y el gas natural, la agricultura, la ganadería, y muchas otras actividades humanas emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero (GEI), como el dióxido de carbono y el metano, que llegan a la atmósfera y retienen el calor en la tierra, causando un aumento anormal y peligroso de la temperatura mundial, lo que conocemos como calentamiento global.

Entre más caliente esté el planeta, más cambiará el mundo. Aumentará la frecuencia e intensidad de los eventos climáticos extremos, el nivel del mar seguirá creciendo, el hielo del ártico continuará derritiéndose y los ecosistemas seguirán desapareciendo. Por eso, debemos reducir al máximo las emisiones de gases efecto invernadero, un desafío enorme que depende en gran parte de los líderes mundiales y las grandes industrias, pero al que podemos aportar desde nuestras acciones cotidianas.

Puedes leer: La COP26 debe marcar el momento en el que aceleramos nuestros esfuerzos contra el cambio climático.

Diariamente llevamos a cabo actividades y tenemos hábitos que generan este tipo de emisiones, pero hay cambios sencillos con los que podemos reducirlas. Puedes empezar calculando cuál es tu huella de carbono, es decir, qué cantidad de gases de efecto invernadero emites en tu vida cotidiana. Para ello, puedes usar calculadoras de huella de carbono online.

Después de hacerlo, llegó el momento de cambiar tus hábitos y aquí te dejamos una guía para que te ayude en el proceso.

Paso 1. Ser consciente de lo que consumes y de tus residuos


Todo lo que consumimos y usamos involucra un largo proceso de producción, transporte, comercialización y disposición en el que se invierten recursos como el agua y la energía, y que tiene efectos en la naturaleza. En estos procesos, se emiten grandes cantidades de GEI que incrementan la temperatura del mundo. Por ello, está en nuestras manos consumir conscientemente.

⮚ No compres cosas innecesarias. ¿En verdad necesitas ese nuevo vestido o electrodoméstico? Trata de comprar solo lo que necesites y mejor si es de segunda. La industria de la moda es un ejemplo de la capacidad contaminante de estos sectores. Según un estudio de Naciones Unidas, esta produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos.

⮚ Cuando compres ropa, opta por marcas que le estén apostando a la producción sostenible ambiental y socialmente. Hay muchas que elaboran prendas a partir de materiales reciclados o que emplean a comunidades locales.

⮚ Dile adiós al plástico de un solo uso. No aceptes bolsas, cubiertos plásticos ni bebidas embotelladas. Lleva contigo bolsa de tela, botella metálica y cubiertos de metal o madera y, al mercar, escoge productos con la menor cantidad de plásticos en su empaque. Se estima que en todo el ciclo de vida del plástico se emiten 1.800 millones de toneladas de GEI al año, por ello, si el plástico fuera un país, sería el quinto mayor emisor del mundo.


Si no separamos y reciclamos adecuadamente los residuos, la mayoría irán a vertederos o serán incinerados causando emisiones de GEI. © Shutterstock

Encargate de disponer adecuadamente la basura. Separa bien tus residuos y asegúrate que el material aprovechable (cartón, papel, vidrio, metal y plástico) llegue a un centro de reciclaje. Haz compostaje en casa con los residuos orgánicos y aprovéchalos si tienes plantas; si no, contacta a una empresa que los recoja y transforme en abono orgánico. Además, lleva a los puntos de recogida más cercanos los residuos electrónicos y pilas. Si no separamos y reciclamos adecuadamente los residuos, la mayoría irán a vertederos o serán incinerados causando emisiones de GEI. Además, reutilizar materiales nos ahorra recursos y energía que serían invertidos en la elaboración de un producto totalmente nuevo y que, por ende, causaría emisiones.

Paso 2. Ahorra y usa eficientemente la energía


El sector energético es responsable del 73,2% de las emisiones de GEI globales. Increíble, ¿no? Piensa en todo lo que usas y depende del suministro de energía (como computador, carro, televisor, celular, bombillos). Esa energía es producida en su mayoría con carbón, petróleo y gas, generando grandes emisiones.

⮚ Usa bombillos y equipos de bajo consumo energético.

⮚ No desperdicies la energía. Desconecta los equipos electrónicos cuando no los estés usando, retira los cargadores del enchufe, apaga las luces cuando no las necesites, no uses excesivamente el aire acondicionado y cocina rápidamente.

Te recomendamos leer: La crisis climática: ¿Cómo avanza y qué ha hecho el mundo para enfrentar el cambio climático?

⮚ Haz apagones voluntarios. No esperes a la Hora del Planeta para cortar el suministro de energía, además, aprovecha la ocasión para pasar tiempo con los tuyos.

Paso 3. Transpórtate de manera sostenible


Dentro del sector energético se encuentra el transporte de pasajeros y carga. Se estima que movernos y trasladar mercancías de un lado a otro genera el 16,2% de los GEI globales.

⮚ Trata de ir caminando o usar la bicicleta. Si las distancias son muy largas, prioriza el transporte público y, como última opción, usa el carro. Úsalo solo para distancias largas y trata de llevar siempre el cupo completo.

⮚ Si tienes carro, llévalo a revisión tecno-mecánica regularmente, así su funcionamiento es eficiente.

⮚ A la hora de viajar, intenta hacerlo en bus o tren, en vez de volar. Los aviones gastan cantidades enormes de combustibles en su funcionamiento y emiten 1,9% del total de GEI. Si sólo puedes llegar a tu destino por medio de un vuelo, compra vuelos directos, pues en las escalas se emiten mayor cantidad de GEI.

⮚ Compensa las emisiones de tus vuelos. Cada vez que vueles, calcula tus emisiones (hay herramientas en Internet que lo hacen por ti) y compensa al planeta donando a proyectos que siembran bosques, secuestran carbono o producen energía limpia.

⮚ Intenta utilizar medios de transporte que empleen energías limpias y, si es posible, ten un vehículo eléctrico; además, cuéntale a más personas de sus bondades.

Paso 4. Come sosteniblemente y no desperdicies


La producción de alimentos genera el 29% de las emisiones de GEI y, como si fuera poco, el 40% de la comida que se produce en el mundo no se consume. ¿Y sabes cuántas emisiones genera ese 40% que nadie consume? Nada más ni nada menos que el 10% de las emisiones globales.


Los alimentos que nunca llegan a consumirse en el mundo representan el 10% de las emisiones de GEI globales.© Sancho BDDO

⮚ Compra nacional y local. Antes de comprar un producto, pregunta de dónde viene. Entre más cerca de casa haya sido producido, menos emisiones genera su transporte.

Te puede interesa: Emprendimientos indígenas y campesinos se reunirán en Putumayo para intercambiar saberes sobre la Amazonia

⮚ Come más variado y aprovecha que en Latinoamérica hay infinidad de frutas y verduras diferentes. Aunque el hombre ha llegado a cultivar al menos 6.000 especies de plantas, los principales cultivos globales son sólo tres: arroz, trigo y maíz. La producción masiva de estos pocos alimentos implica monocultivos extensivos que causan la deforestación de miles de hectáreas, el desgaste de los suelos y un mayor uso de fertilizantes, lo que emite GEI y, además, afecta a ecosistemas, como los bosques, que están encargados de absorber los excesos de dióxido de carbono de la atmósfera.

⮚ Reduce tu consumo de carne. La ganadería emite grandes cantidades de GEI e implica deforestar miles de hectáreas de bosques.

⮚ No desperdicies comida. Cuando hagas mercado, compra solo lo que necesites y haz menús para evitar el desperdicio de alimentos. También, busca recetas para utilizar las frutas y verduras sobremaduras o las partes de los vegetales que usualmente desechamos, como las cáscaras. No sirvas en exceso, y cuando vayas a un restaurante y te sobre comida, pídela para llevar (ojalá en un empaque que no sea plástico).

Paso 5. Cuida el agua, no la desperdicies.


Para tener agua potable en nuestros hogares y trabajos es necesario un proceso de captación, bombeo, tratamiento, distribución, almacenamiento y depuración, todas actividades que necesitan energía y cuya  producción emite GEI a la atmósfera. Por lo tanto, cada gota que uses o malgastes está contribuyendo al cambio climático.

⮚ Lava el carro o moto cuando sea absolutamente necesario.

⮚ Cierra la llave al cepillarte los dientes, enjabonar los platos o afeitarte. Una llave que gotea puede desperdiciar hasta 30 litros de agua al día.

Te recomendamos leer: 
La seguridad alimentaria mundial está en peligro por la presión sobre los ríos, que sustentan un tercio de la producción mundial de comida​

⮚ ¡Toma duchas cortas! Además, reutiliza el agua lluvia o de la ducha en el inodoro.

El bonus: ¡Involúcrate y exige cambios! Promueve en tu país la transición hacia energías limpias, como la solar o la eólica, por medio de peticiones y acciones que exijan su implementación. También puedes hacer parte de organizaciones o colectivos que trabajan en la conservación de la naturaleza y en la reducción de nuestra huella de carbono. ¿Qué tal si empiezas sumándote a nuestra campaña #descarbonizate en la #COP26?

Comparte esta información y nuestros contenidos de redes sociales al respecto y riega la voz. ¡Juntos es posible!