What would you like to search for?

Chaco, Cerrado y Pantanal

© Luis Barreto / WWF-UK
​Visión para el 2030

En la ecorregión Chaco-Cerrado-Pantanal, los ecosistemas de bosques, pastizales y humedales se mantienen, protegen e integran en una visión de paisaje sostenible para garantizar la provisión de servicios ecosistémicos, la seguridad alimentaria y la resiliencia de las comunidades, al tiempo que se promueve la buena gobernanza y se aumenta la eficiencia y la productividad de los productos básicos objetivo.

Estrategias

1. Conservación y restauración de ecosistemas
2. Producción sostenibles de alimentos
3. Medios de vida comunitarios

Cerrado
© Gianfranco Mancusi / WWF-Paraguay
Sabana biológica más rica del mundo
CERRADO
Cubre alrededor de 2,5 millones de km² principalmente en territorio brasileño (aproximadamente el 22% de su territorio) en extensas manchas mezcladas con la vegetación del Bosque Chiquitano Chaco, en el noreste de Bolivia y el norte central de Paraguay.
Esta ecorregión contiene una sorprendente biodiversidad, se pueden encontrar más de 10.400 especies de plantas vasculares, 50 de los cuales son endémicas, además posee una enorme diversidad de fauna con 180 especies de reptiles, 113 de anfibios, 837 de aves y 195 de mamíferos.
Se necesitan grandes esfuerzos para preservar este tesoro biológico ya que sólo el 1% de esta ecorregión está protegida, mientras que el desarrollo de la agricultura sigue destruyendo el hábitat.
El Cerrado está bordeado al norte por la región amazónica y al oeste y suroeste por el Gran Chaco, que tiene grandes similitudes en escenarios de flora y fauna. Es una parte fundamental de las fuentes de agua de los tres principales ríos de América del Sur: Amazonía, Paraguay y San Francisco. La vegetación del Cerrado con su clima semi-húmedo está influenciada principalmente por factores del suelo y fuegos naturales, usualmente en la estación seca. La mayoría de las plantas muestran adaptaciones al fuego. La ecoregión se encuentra en suelos muy pedregosos superficiales o suelos antiguos muy pobres en nutrientes.
Pantanal
© Gianfranco Mancusi / WWF-Paraguay
El humedal más grande del mundo.
PANTANAL
Es el mayor y uno de los humedales mejor conservados del mundo. Se caracteriza por una sorprendente diversidad de flora y fauna. Además de la riqueza de especies, el Pantanal también ofrece servicios ambientales subvalorados adicionales como el mantenimiento y purificación de las fuentes de agua necesarias para múltiples necesidades humanas, protección de los recursos del suelo, hábitat de plantas y animales de valor comercial, control biológico, la recarga del acuífero y la regulación climática local. Sus habitantes agregan un tesoro adicional que es la riqueza cultural a la zona.
La alta productividad del Pantanal mantiene un gran número de especies de fauna de gran importancia para las comunidades locales. También permite el desarrollo de prácticas de ecoturismo y es una fuente de recursos genéticos. Como todos los ecosistemas de agua dulce, el Pantanal constituye una unidad interdependiente que debe considerarse como un todo. Cualquier evento adverso en un lugar es muy probable que tenga impacto en el resto de la misma.
Como todos los ecosistemas de agua dulce, Pantanal constituye una unidad interdependiente que debe ser considerada en su conjunto, cualquier evento adverso probablemente afectará al resto de la ecorregión. La alta productividad del Pantanal mantiene un gran número de especies de fauna macro de gran importancia para las comunidades locales.
Lastimosamente en el Pantanal la integridad de la salud de los ríos sufre amenazas como: la contaminación con aguas residuales domésticas, cultivos industriales y agroquímicos, la consecuencia devastadora de la deforestación triada que produce un exceso de sedimentación, la alteración del flujo natural del agua mediante diques y navegación irregular, sólo por dar algunos ejemplos.
Cerro León - Chaco paraguayo
© Gianfranco Mancusi / WWF-Paraguay
CHACO PARAGUAYO
El Chaco paraguayo contiene dos regiones: el Chaco seco (a menudo llamado el Chaco) y el Chaco húmedo. El Chaco seco se extiende a través de segmentos de Paraguay, Argentina, Bolivia y una pequeña parte de Brasil.
Los indios guaraníes describieron por primera vez esta región como "Gran Chaco" y lo utilizaban en forma sostenible. Es el hogar de varias especies únicas, como el pecarí que son mamíferos parecidos al cerdo y los guanacos, que hacen de la región una de las más diversas ecológicamente del mundo.
Esta ecorregión es una importante ruta migratoria de muchas especies de avifauna durante todo el año. 
Los suelos, el clima, la topografía, la hidrología y otras condiciones singulares originan la gran diversidad de ecosistemas del Chaco, destacándose los bosques secos y subhúmedos, médanos, sabanas y humedales. Alberga el 35-40% de la flora del país (Mereles 2013) y es clasificado como un ecosistema prioritario para la conservación, principalmente por la pérdida de sus hábitats naturales (Naumann et al. 2006). Además, es uno de los últimos “territorios en estado silvestre” del trópico (Mittermeier et al. in Cartes et al. 2015). Su situación remota permite aún la presencia de pueblos indígenas en aislamiento voluntario.
Hoy en día gran parte del norte del Chaco sigue siendo abundante con los grandes mamíferos de caza, lo que sugiere una cosecha sostenible de las poblaciones. Sin embargo, esto ya no es el caso en gran parte del sur del Chaco, donde el exceso de pastoreo y el crecimiento de la población humana han sobrepasado la naturaleza prístina del Chaco.
¿Que hacemos en estas ecorregiones?

Conocé nuestros proyectos
© Gianfranco Mancusi / WWF-Paraguay